jueves, 20 de mayo de 2010

DISCURSO MOTIVACIONAL PARA LOS DEL SOPLAO:



No sé qué decir en realidad. Dos días para la mayor batalla anual de vuestras vidas ciclistas. Todo se reduce a pasado mañana. O lo superáis, u os desmoronáis. Pedalada a pedalada, metro a metro, hasta el final. Vais a entrar en el infierno caballeros. Creedme. Y, u os dejáis quemar en él, o lo atravesáis. Podéis salir del infierno metro a metro, pedalada a pedalada. Yo no pienso hacerlo por vosotros, soy muy cobarde. Miro alrededor y veo vuestras caras y pienso,... pienso :
El mundo, la vida no es todo alegría y color. Es un lugar terrible, y por mucha resistencia que uno tenga es capaz de arrodillarte, de desgastarte y tenerte sometido permanentemente si no se lo impides. Nadie es más resistente que la misma vida. Pero lo que importa es la intensidad de desgaste que eres capaz de soportar y aguantar mientras avanzas. Hay que soportar sin dejar de avanzar metro a metro. Así es como se tiene éxito en la vida. ¡Así es como se sale del infierno!

Mirad, cuando te haces mayor hay cosas que se van, vamos eso es parte de la existencia, pero solo aprendes eso cuando empiezas a perder esas cosas. Descubres que la vida es cuestión aguatar, de resistir, de levantarte una y otra vez y avanzar metro a metro. Así es la vida, y así es el ciclismo, porque en cada juego, la vida o el ciclismo, se avanza, se mejora luchando, trabajando, ENTRENANDO. Medio mes sin entrenar, sin recorrer esos metros que te preparan y hoy entrarás pero no saldrás del infierno. Esos metros que necesitamos están a nuestro alrededor. Están en cada momento del entrenamiento al que has dedicado tu tiempo libre de las últimas semanas, en cada minuto, en cada segundo. En los Tajas dedicamos mucho tiempo a esos metros, nos dejamos el pellejo nosotros y nuestras familias por esos metros de preparación. Porque cuando sumamos uno tras otro, porque sabemos que si sumamos esos metros, eso es lo que va a marcar la puta diferencia entre salir del infierno o quedarse ardiendo un año entero. Entre vivir o morir.

Os diré una cosa. Los 160.000 metros que hay frente a vuestras caras, yo no puedo convenceros de que los hagáis. Tenéis que mirar al que tenéis a vuestro lado. ¡Miradle a los ojos! Creo que vais a ver a un tío dispuesto a pedalearlos con vosotros. Vais a ver a un tío que os ha acompañado en infinidad de metros anteriores, en infinidad de horas de entrenamiento, de esfuerzo, de compañerismo, de diversión. Eso, eso es un equipo caballeros. Un equipo mucho más grande que el que responde a los colores del maillot que vistamos en este día. Eso somos Los Tajas, no lo olvidéis

Supongo que pudiera llegar el día en que el valor de Los Tajas decayera, en que olvidáramos la cara de nuestros compañeros y se rompieran los lazos de nuestra hermandad. Pero os digo una cosa. Dudo mucho que pasado mañana sea ese día. Pasado mañana pedaleareis, luchareis por todo aquello que os gusta de esta buena tierra nuestra y por todo lo bueno que tiene pedalear junto a los amigos.

Ahora,... ¿qué vais a hacer? ¿Vais a pedalear y salir del infierno?