martes, 30 de marzo de 2010

"NUEVA" BURRA PARA CIUDAD:

Seguro que muchos de vosotros tiene, o conoce a álguien que tiene una bici "vieja" de carretera olvidada en el trastero. Pues os animo a que las deis nueva vida como vehículo para moveros en trayectos cortos por la ciudad, ya sea para ir a por el pan o, ahora que se acerca el buen tiempo, para ir a la playa. La verdad es que con un simple lavado de cara estas bicis acaban pareciendo algo y se las coge hasta cariño.

Así tenía yo una antigua Razesa de acero que me "donó" un familiar, pero que acabó mal, pues arranqué la patilla del cambio y con esta se fue también la puntera de sujección de la rueda trasera. Arreglarla era complicado así que busqué en internet y encontre un cuadro del mismo tipo, con horquilla, dirección, desviador delantero y trasero, tija, potencia, manillar y eje pedalier. Lo compré y le fui montando poco a poco las piezas que tenia de la malograda Razesa y alguna que otra nueva que tuve que comprar, como el eje pedalier, que el que traía estaba hecho trizas. Esto planteó un problema, pues la rosca del cuadro era una medida antigua ya en desuso y no habia ejes nuevos en el mercado. Por suerte Berto, de AB-bike, le metió mano y con la terraja adecuada hizo posible la transformación de esa rosca antigua a la normal hoy dia, pudiendo montar un eje pedalier estanco normal.

Otro problemilla fueron los frenos, pues parece ser que las bicis más antiguas de carretera traen el agujero donde se anclan los puentes de freno a distinta medida que las más modernas. En este caso fue Jose Antonio (Toño) quien me dio la solución al dejarme unos puentes de freno Modolo en perfecto estado que ya no usa. Dudaba de su potencia para retener la bici, pero la verdad es que la combinacion de estos puentes Modolo con unas manetas de freno XT del año la polka que tenía guardadas dan muy buen resultado. Por otro lado, Toño también me prestó las manetas de cambio de montaje en el cuadro que podeis ver en las fotos, y que no están en modo "sincro", sino en fricción.

El resultado es una bici que gracias al manillar de dos alturas que le puse es muy comoda de llevar, que rueda de forma muy silenciosa, y que es perfecta para la ciudad.

(SI PINCHAIS EN LAS FOTOS SE HARÁN MÁS GRANDES)





















Un saludo, y...
¡¡¡HAPPY TRAILS!!!