miércoles, 25 de noviembre de 2009

MÚSICA PARA LA "MASA CRíTICA":

El concepto masa crítica nace como rebelde contestación urbana de aquellos usuarios de la bici como transporte diario en la ciudad que están descontentos con la consideración que de ellos tienen los conductores de los otros medios de transporte. Este movimiento, arropado por internet y las posibilidades que esta nos brinda de poder "organizarnos" huérfanos de cualquier asociación, club o federación al uso, consigue reunir un gran número de ciclistas en un punto determinado de la ciudad, a una determinada hora, con el objetivo de hacer notar su presencia y así en grupo obligar a los otros usuarios de las vias urbanas de comunicación a "observarles" y hacerles conscientes de su existencia. Tal concentración de bicis, que obliga al tráfico motorizado a ir más lento, sin una cabeza visible responsable de dicha concentración, aprobecha el derecho de todos los ciclistas a circular por la via pública para intentar concienciar a la población de que ellos también pueden "exisitir" en la ciudad y que deben ser respetados en su uso de la vía pública. Esa fue la primigenia intención de la Masa Crítica (o eso me dijo uno de los que prepararon las iniciales en Santander).

Posteriormente, como en la mayoría de manifestaciones y concentraciones, la masa de personas que participan acaban por crear sus propias reivindicaciones respondiendo la concentración a otros objetivos, o a más numerosos. Así aparecieron las reivindicaciones pidiendo el carril bici, por ejemplo, al que se unieron EQUIVOCADAMENTE, ahora lo explico, los que usaban la carretera S-20 como lugar donde entrenar cerca de casa.

Toda esta presión a la conciencia ciudadana de la población general, y en concreto a las autoridades municipales, está dando resultado. El "oro negro" que supone el negro asfalto para políticos y empresarios tiene ya pocas posibilidades razonables para seguir cubriendo más superficie de nuestra ciudad, y que la población pida obras y reestructuración de las vías de comunicación (los carriles-bici), a la que se suman las presiones verdes, hace que a nuestros gobernantes se les abran los ojos con el símbolo "" (además, supongo que el polémico Plan E anda por ahí también). Así llegamos a una idea que siempre he tenido claro. Cuando la ecología se transforme en negocio y suponga un rédito político la tierra estará "salvada".

Ahora bien, nunca he querido participar en ninguna masa crítica. Veo una serie de claro-oscuros que no me acaban de decidir. Desde luego hay muchos beneficios que no es necesario explicar porque son obvios, pero son los inconvenientes los que me hacen reticente a participar. Inconvenientes que no son inmediatos, sino futuros, aunque uno de ellos ya ha ocurrido. Me explico: El que en su dia los ciclistas de la S-20 reivindicasen los carriles bici ya me pareció una equivocación para sus intereses. Lo correcto es que reivindiquen que una ciudad como Santander tenga un velódromo cubierto como Dios manda. El Ayto. de Santander tuvo la ocurrente idea de cortar las mañanas de los domingos una de las dos entradas a nuestra ciudad, ideada para desaturar la única existente hasta ese momento, para ser usada como velódromo. Puede que los domingos por las mañanas el tráfico sea escaso, pero para residentes y gente de fuera que acceda o quiera salir de Santander un domingo por la mañana el que le corten esa carretera puede ocasionarles bastantes trastornos, por lo que a todas luces esto era insostenible. Así que, una vez construido el carril bici de las llamas, punto este que reivindicaban equivocadamente los usuarios de la S-20, la carretera usada como velódromo hasta ese momento revertió a su "categoría natural" de carretera. Ahora resulta que el carril bici no les vale para entrenar a los de la S-20. Lógico, recuerdo que en los carriles bici no se puede ir más rápido de 25 km/h (tengo que confirmarlo porque puede ser menos) y además está lleno de "domingueros". Pues ala, a reivindicar el velódromo, que es lo que realmente necesitais.

Otro inconveniente que ya hace tiempo "huelo" viene derivado de la inversión que el municipio está realizando en infraestructuras para las bicis (de momento carriles y bicis de alquiler con sus aparamientos fundamentalmente). Puede que al político de turno se le ocurra: "vale, hemos hecho la inversión, pero ahora para mantenerlas hay que recaudar. VAMOS A MATRICULAR LAS BICIS, VAMOS A CREAR IMPUESTO DE CIRCULACIÓN, VAMOS A IMPLANTAR SEGURO OBLIGATORIO" (independiente del federativo porque no todos los ciclistas están federados), o ya sin afán recaudatorio, pero si creando inconvenientes, se les puede ocurrir: "SOLO VAMOS A PERMITIR APARCAR LAS BICIS EN LOS APARCAMIENTOS HABILITADOS", "SOLO VAMOS A DEJAR PASAR POR CIERTAS CALLES", o cualquier otra medida encaminada a "controlar" el tráfico ciclista. Algunas de estas ocurrencias, que pueden parecer absurdas, ya se han llevado a cabo en otras ciudades con tradición en esto de la bici urbana. Así, en Barcelona, ya hay restricciones de paso por ciertas calles, lo cual puede ser incluso razonable, y prohibición de amarrar las bicis en cierto mobiliario urbano. (EDITO EL 4 DE DICIEMBRE DE 2.009: Acabo de encontrar una noticia al respecto ocurrida en Valencia. Echadle un ojo: "LA FAROLA ES MIA").

Lo dicho, desde mi punto de vista hay claro-oscuros en esto de la "masa crítica". Si a uno le compensa o no es decisión propia, así que si estas de acuerdo, pues participa, y si no lo estás o estas indeciso, pues no participes o informate a ver si te decides.

Para acabar este ladrillo, y respondiendo al titulo de este escrito ("Música para la Masa Crítica"), ya sabeis lo mucho que me gustan los cortos (aclaro: las pelis de poca duración), y navegando por internet me he encontrado con un video musical que en mi modesta opinión puede ser englobado dentro de la categoría de "corto". Tiene imágenes con una carga simbólica ciertamente potente, como la del encapuchado con un "coctel molotov" cargado con flores. Además refleja muy bien como el fenómeno de la masa crítia y la bici urbana, ya sea normal, "singlespeed" o "fixie", está creciendo llegando a influenciar al mundo del arte:




Un saludo, y...
¡¡¡HAPPY TRAILS!!!